• Nacho Martín

¿Qué es la autoestima?

Actualizado: 13 ene

Etimológicamente, la palabra autoestima significa "tenerse en estima uno mismo". Vamos a profundizar en este concepto y aclarar ciertas dudas que nos pueden surgir sobre el concepto de autoestima.


Nathaniel Branden, en su libro "El poder de la autoestima" hace un recorrido por diferentes intentos de definir la autoestima hasta llegar a su propia definición, la cuál es una de las más completas y claras.





La autoestima como relación entre el éxito y las expectativas


La primera aproximación al concepto de autoestima es el de William James en su libro "Principles of Psychology" en 1890. Nos cuenta que la autoestima depende por completo de lo que queremos ser y hacer en nuestra vida. Según James, la autoestima es el resultado del cociente entre el resultado de nuestras acciones - nuestros éxitos o fracasos - y nuestras pretensiones o expectativas sobre esas mismas acciones.





Desde este punto de vista, la autoestima puede ser más alta tanto incrementando el nivel de éxito o logro conseguidos como reduciendo las pretensiones o expectativas.


No obstante, esta definición basa la autoestima en la comparación con los demás. Si consigues estar por encima de tus expectativas, tu autoestima queda satisfecha. Sin embargo, si alguien te supera, tu autoestima se destruye. Pone la autoestima a merced de los demás. Es el caso de los atletas o nadadores cuando consiguen una plusmarca mundial que al cabo de un tiempo es superada por otro competidor.


Este enfoque de competencia, de comparación con los demás para ver quién es el mejor, genera en un líder de una empresa el interés por rodearse de gente mediocre. No quiere que nadie le supere, se guarda la información crítica de un proyecto o controla exhaustivamente todo lo que se hace. Ésta no es la fórmula para tener una autoestima positiva sana sino una receta para el estrés y la ansiedad. Ligar la autoestima a factores fuera de nuestro control provoca un sentimiento de angustia, incluso de desesperación.


Por otro lado, con esta fórmula, una persona que no tiene expectativas, que no aspira a nada, y consigue finalizar una acción con un pequeño logro puede alcanzar el mismo nivel de autoestima que el de una persona que consigue un gran logro y que tenía unas expectativas muy altas.


Creo que lo importante de esta fórmula es saber que nuestras pretensiones o expectativas ante cualquier meta influyen de forma directa en nuestro nivel de autoestima y, por tanto, si tenemos unas expectativas realistas, tenemos claros nuestros valores personales y vivimos de acuerdo a ellos, tendremos una mejor autoestima.


La autoestima como evaluación de uno mismo


La segunda aproximación al concepto de autoestima es el de Stanley Coopersmith en su libro "The antecedents of self-esteem" en 1967. Según el autor, la autoestima es la evaluación que efectiva y generalmente tiene el individuo sobre sí mismo. Esta definición expresa una actitud de aprobación o desaprobación personal e indica en qué medida la persona se cree capaz, importante, digna y con éxito.


Desde este punto de vista, la autoestima es un juicio personal de dignidad que se expresa en las actitudes hacia sí mismo. Esta definición presenta un gran paso adelante sobre la definición de W. James, al basarse en la propia valoración de la persona sobre sí misma sin tener en cuenta factores externos.


No obstante, todavía presenta dudas y las deja sin responder. ¿Capaz de qué?, ¿Importante en qué sentido? ¿Digna de qué? ¿Qué tipo de éxito? ¿Económico, profesional, social?


La autoestima como sentido subjetivo de auto-aprobación


La tercera aproximación al concepto de autoestima es el de Richard L. Bednar, M. Gawain Wells y Scott R. Peterson en su libro "Self-esteem: Paradoxes and innovations in clinical theory and practice" de 1989. Para estos autores, la autoestima es un sentido subjetivo de auto-aprobación realista. Refleja como el individuo se ve y se valora a sí mismo en los niveles fundamentales de la experiencia psicológica. La autoestima en fundamentalmente un sentido perdurable y afectivo del valor personal basado en una auto-percepción exacta.


Aunque tampoco nos responden a la pregunta de "aprobación" respecto a qué. De acuerdo con N. Branden, lo mejor de esta definición es que la autoestima genuina está basada en la realidad.


La autoestima como carácter para responder por uno mismo y de responsabilidad con los demás


La cuarta aproximación al concepto de autoestima se encuentra en el libro "Toward a state of esteem. The final report of the California task force to promote self and personal and social responsibility" en 1989. Según este informe, la autoestima es la apreciación del propio mérito e importancia, así como tener el carácter para responder por uno mismo y actuar de forma responsable con los demás.


Continua faltando especificar que se entiende por mérito o importancia y con respecto a qué. Tiene como positivo la introducción de los conceptos responder por uno mismo y de responsabilidad con los demás.


La autoestima como experiencia fundamental de ser aptos para la vida


Tras este viaje por diferentes definiciones de la autoestima, Nathaniel Branden nos da su versión: la autoestima, plenamente consumada, es la experiencia fundamental de que podemos llevar una vida significativa y cumplir sus exigencias.


La autoestima consiste en:


  1. La confianza en nuestra capacidad de pensar y de afrontar los desafíos básicos de la vida.

  2. La confianza en nuestro derecho a ser felices, el sentimiento de ser dignos, de merecer, de tener derecho a afirmar nuestras necesidades y a gozar de los frutos de nuestros esfuerzos.

La autoestima es valorar y reconocer lo que uno es y lo que puede llegar a ser. Como podéis ver, Nathaniel Branden se reafirma en la convicción de que NO necesitamos la valoración de los demás sino nuestra propia valoración, la cuál está en nuestro interior, en nuestra mente.


"Si nos desarrollamos de forma normal. transferimos la fuente de aprobación del mundo a nosotros mismos, pasamos de lo exterior a lo interior."
Nathaniel Branden

La autoestima es una necesidad muy importante para el ser humano. Es una necesidad básica y que efectúa una contribución esencial al proceso de la vida, a la vez que es indispensable para el desarrollo normal y saludable de las personas.


Cuando se tiene autoestima, ésta actúa como el sistema inmunológico de la conciencia y le da resistencia, fortaleza y capacidad de regeneración. Cuando la autoestima es baja, disminuye la resiliencia, la capacidad de hacer frente a las adversidades. De hecho, lo negativo ejerce siempre mucho más poder sobre nosotros que lo positivo.


La autoestima nos da seguridad en nosotros mismos, nos fortalece, nos motiva, nos da energía, nos impulsa a alcanzar nuestras metas y nos permite disfrutar y sentirnos orgullosos de nuestros éxitos, nos permite experimentar satisfacción.


En una sociedad como la actual en el que debemos elegir constantemente y tomar más decisiones que nunca, necesitamos un alto nivel de autoestima. Porque cuanto más alta sea tu autoestima, más inclinado estarás a tratar a los demás con respeto, benevolencia, buena voluntad y justicia. ¿Por qué? Porque con autoestima alta no vemos a los demás como una amenaza. Estamos dispuestos a entablar relaciones positivas con los demás y a ver el mundo desde el paradigma de la abundancia.


Autoestima y el cuento de Félix, el ratoncito deprimido


Erase una vez un ratón muy pequeñito llamado Félix que vivía en un establo de una granja catalana con otros animales. Félix era infeliz y estaba deprimido porque era el animal más pequeño del establo, era feo, tenía el pelo gris y nadie le prestaba la más mínima atención.


Cada vez que veía a Ariel, el caballo que utilizaba el amo de la granja, con sus larga melena, esbelto y atlético, el estado de ánimo de Félix se venía abajo. ¿Por qué no puedo ser tan grande y ágil como él? Soy tan pequeño que no me ve nadie.


Luego se fijaba en Lola, la vaca lechera. Lola era la mimada de la dueña de la granja. Le daba caricias y ordeñaba su leche cada día, dándole las gracias por lo rica que estaba. Y Félix se hundía toda vez más. ¿Por qué no puedo yo crear un producto que guste tanto como la leche? Soy un inútil.


Después miraba a Julieta, la gallina ponedora. La gallina era capaz de poner más huevos que ninguna otra y era muy bien valorada por todo el corral por ser una gran relaciones públicas. Y Félix se angustiaba. ¿Por qué no soy capaz de relacionarme con los demás como Julieta? Soy un desastre en las relaciones.


Cierto día de tormenta, cuando todos los animales estaban ya encerrados en el corral, un rayo prendió fuego en el techo del cobertizo. Cundió el pánico entre los animales y no sabían qué hacer. La puerta estaba cerrada por fuera con el cerrojo puesto y los amos de la granja estaban ausentes.


Félix, sin pensarlo ni un minuto más, paso por debajo de la puerta y subió rápidamente hasta el cerrojo. Empujó una, dos y tres veces el cerrojo con todas sus fuerzas y consiguió liberar la puerta. En ese momento, trabajando en equipo, Ariel - el caballo -, empujó la puerta y la abrió para que todos los animales se salvasen.


Afuera, mirando el establo ya carbonizado, todos los animales se dirigieron hacia donde estaba Félix, el minúsculo ratoncito, y lo auparon en brazos, agradecidos por haberles salvado la vida.


Desde aquel día, el caballo, la vaca, la gallina y los demás animanles del establo, no pudieron olvidar aquél acto heroico de Félix y lo tuvieron para siempre en alta estima y valoración.


La moraleja de este cuento es que todos somos distintos, únicos e irrepetibles y que cada uno de nosotros tiene sus propias cualidades y habilidades, aquello en lo que realmente somos buenos. Todos valemos por lo que somos y no debemos buscar ser de otra forma. Las comparaciones con los demás, generalmente nos lleva a la autoexigencia y luego a la frustración.


No siempre somos conscientes que necesitamos aceptarnos tal como somos. El cambio para lograr una buena autoestima reside en tu interior. El cambio no lo encontrarás en las circunstancias externas, ni en tus seres queridos, tus amistades o tus compañeros de trabajo. El cambio está dentro de ti. Tú decides si cada mañana te levantas con el pie derecho y ves los obstáculos como oportunidades para crecer y mejorar, o bien agachas la cabeza y caminas abatido como un zombie por la vida.


“ Las personas con alta autoestima no se sienten superiores a los demás; no buscan probar su valor comparándose con los demás. Disfrutan siendo quienes son, no siendo mejor que los demás.
Nathaniel Branden









Créditos fotos:

<a href='https://www.freepik.es/fotos/mujer'>Foto de Mujer creado por freepik - www.freepik.es</a>

113 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo